Noticias del Observatorio de la Igualdad y el empleo

Inmigración: mitos y verdades

31 enero, 2020 Empleo

Hoy el panorama económico y social es mucho menos que poco favorable en algunos países del mundo. A raíz de esto, son miles las y los ciudadanos que deciden migrar en busca de oportunidades que no encuentran en su país de origen. Sin embargo, decidir comenzar una nueva vida en otro país no es sinónimo de éxito.

Luego de la crisis, hoy podemos comenzar a hablar de que la tasa de ocupación inmigrante se acerca un poco más a los valores de ocupación nacional. No obstante, detrás de estos empleos hay mucha precariedad. Muchas personas trabajadoras extranjeras aceptan realizar aquellas labores que la población española no quieren hacer, y esto implica tareas mal remuneradas e inestables.

Inmigración, pobreza y vulnerabilidad

Aún cuando la inmigración suele beneficiarse ante un aumento de la actividad económica nacional, siguen siendo un colectivo vulnerable ante una posible nueva crisis. El riesgo de pobreza que recae en estas personas trabajadoras es un fenómeno que viene creciendo en la última década.

Debido a la caída de la natalidad en los últimos años, España ha estrechado su pirámide demográfica. Así, las empresas tienen que recurrir a personas extranjeras para poder ocupar sus puestos de trabajo, aunque en la mayor parte sean de baja cualificación.

El INE ha realizado proyecciones al respecto, estableciendo que si la situación continúa así, España ganaría aproximadamente 1,3 millones de habitantes de otras nacionalidades en total entre 2018 y 2022. De esta forma, calcula que para el 2033 la población migrante se acercaría a unos 3,4 millones de personas. Unas 226.000 al año.

Un estudio de Comisiones Obreras presentado el mes pasado, hace hincapié en la necesidad de extirpar esta idea de que las personas inmigrantes le quitan el trabajo a aquellas nacidas en España. A partir de éste, pretende erradicar el discurso racista y xenófobo promulgado por ciertas esferas políticas. En el mismo se observa el empleo de la población extranjera, el tipo de contratación y la afiliación de las y los inmigrantes a la Seguridad Social.

En el informe de la CCOO subraya de nuevo esta idea de que las personas extranjeras no disminuyen o quitan oportunidades, sino que desempeñan los trabajos menos valorados: construcción, agricultura, empleo doméstico, entre otras.

La mujer inmigrante

El sindicato señala que la brecha salarial es mayor en el caso de las mujeres migrantes. La llegada de éstas al territorio español ha crecido en los últimos años y es indudablemente mayor a la de los hombres.

Mujeres de América Latina y países de Europa no pertenecientes a la UE se ven más atraídas por España que las mujeres africanas o asiáticas.

Desde la CCOO revelan que estas mujeres juegan un rol importante en la conciliación laboral e inserción de las españolas en el mercado laboral. ¿Por qué? Porque realizan las tareas de cuidado que permiten a las mujeres españolas incorporarse a otras ocupaciones mejor valoradas y remuneradas.

En conclusión, es un mito que los problemas del país relacionados con el empleo son provocados por la inminente crecida de la población extranjera. La percepción que tiene la población española es mucho mayor que la dimensión real de inmigración.

El Observatorio de Igualdad y Empleo es una acción de divulgación que forma parte del proyecto DANA+, financiado por el Fondo Social Europeo.

Si te interesa este contenido, ¡compártelo!


Etiquetas