Noticias del Observatorio de la Igualdad y el empleo

Permiso de paternidad en España

5 marzo, 2020 Empleo

La importancia de ampliar los permisos por baja de paternidad recae en el hecho de la necesidad de fortalecer la responsabilidad compartida en la crianza de los niños y niñas. Culturalmente, las mujeres-madres han estado siempre vinculadas a las tareas de cuidado de los hijos, y por ello, han relegado su formación, trabajo e incluso sus disfrutes propios.

Por ello, mejorar las condiciones de los permisos de paternidad presenta un impacto directo en reducción de las desigualdades de género, al quitar cargas de cuidados la figura materna. Las obligaciones económicas se ve complementadas así por el aumento de las responsabilidades de los hombres en la crianza de manera cotidiana.

Desde abril de 2019, la baja por paternidad en España es de 8 semanas, con una ampliación hasta las 16 semanas a partir de 2021, un hecho que representa un avance importante, ya que previamente a ello, era de las más bajas de Europa: sólo 15 días con posibilidad de ampliarse a cuatro y luego cinco semanas. El Decreto Ley 6/2019 ha sido publicado en el Boletín Oficial del Estado y establece medidas urgentes para garantía de la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación.

En la Unión Europea, los permisos de paternidad distan de estar unificados; cada país mantiene regulaciones distintas, y hay una gran disparidad entre ellos; sin embargo, en la mayoría de los casos los permisos de maternidad suelen ser mucho más amplios que aquellos otorgados a los padres. Detrás de ello reside del hecho de considerar al hombre como proveedor y trabajador siendo la figura familiar que pasa más horas fuera de casa por trabajo.

Ante esta situación, la Unión Europea, si bien no ha uniformado los permisos de paternidad, si ha introducido el mínimo de los mismos. A raíz de ello, a principios del año 2019, las instituciones llegaron al acuerdo de considerar que los padres tenían derecho (aunque no obligación) de acogerse a mínimo diez días remunerados por el nacimiento de un hijo o hija y mínimo cuatro meses de excedencia para su cuidado, de los cuales dos no pueden ser transferidos a la madre. De esta manera, se buscó promover la inserción de la mujer en el mercado laboral, quien de esta manera podría retomar o iniciar sus tareas laborales prontamente.

Asimismo, entre el Pilar Europeo de los Derechos Sociales se hace un llamado al equilibrio entre la vida profesional y la vida privada de la ciudadanía europea: «Los padres y las personas con responsabilidades asistenciales tienen derecho a los permisos adecuados, a unas condiciones de trabajo flexibles y a servicios de asistencia. Las mujeres y los hombres deben tener igualdad de acceso a permisos especiales para cumplir con sus responsabilidades asistenciales y debe animárseles a utilizarlos de forma equilibrada

Retomando el caso de España, cabe mencionar que hasta el 2007 no había permiso de paternidad, los progenitores sólo tenían dos días libres por nacimiento del hijo; a partir de ese año, se introdujo el permiso de paternidad de dos semanas. Luego de leves modificaciones, fue en el año 2019 en el que se ha ampliado el permiso de paternidad a 8 semanas: las dos primeras obligatorias después del nacimiento del hijo, que este año, a partir de abril se extenderá a 12 semanas (con cuatro obligatorias) y a 16 semanas (con seis obligatorias) en 2021, equiparándose las bajas de ambos progenitores. España en este ejercicio igualará el permiso de paternidad al de países como Alemania y Austria (8 semanas el padre y 16 la madre).

Para más información dirigirse a los siguientes enlaces:

El Observatorio de Igualdad y Empleo es una acción de divulgación que forma parte del proyecto DANA+, financiado por el Fondo Social Europeo.

Si te interesa este contenido, ¡compártelo!


Etiquetas