Noticias del Observatorio de la Igualdad y el empleo

Subsidio para personas trabajadoras sin derecho a paro

14 abril, 2020 Empleo

Como se ha anunciado desde el Ejecutivo, dada la crisis sanitaria producto del COVID-19, se otorgarán prestaciones especiales para colectivos que se ven en situación especial de vulnerabilidad. Estos beneficios buscan ser un apoyo para quienes no tienen protección bajo las medidas anteriores de esta crisis, concretamente personas trabajadoras del hogar y aquellas que trabajan temporalmente sin acceso al paro. Esta medida es de importante relevancia para las mujeres, si consideramos que de las empleadas del hogar éstas representan un 96% del total.

El vicepresidente del gobierno señaló que este grupo, el de las empleadas del hogar, «hacen un trabajo importantísimo y muy poco reconocido, limpiando, cocinando, cuidando niños o mayores… y no puede ser que otra vez sean las grandes olvidadas». Sentimiento que también comparte la vicepresidenta y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, quien señaló de forma explicita como colectivos vulnerables a «empleadas del hogar, las personas que cuidan a dependientes y a los desempleados que han agotado todas las prestaciones».

Las trabajadoras del hogar, al no tener derecho a paro, se encuentra en una situación de alta vulnerabilidad, por lo que la medida busca beneficiar especialmente a quienes hayan sido despedidas durante del estado de alarma o hayan cesado servicios de manera parcial.

En el caso del subsidio presentado por el gobierno, la cuantía de la ayuda sería del 70% de la base de la cotización de la empleada de hogar. Si su jornada ha sido reducida, el cálculo se realizará proporcionalmente a la reducción. La prestación, como se ha señalado desde la Moncloa, es compatible con la percepción de otros salarios por cuenta propia o ajena – en la medida en la que no se supere el Salario Mínimo Interprofesional – pero no podrá sumarse al subsidio de incapacidad temporal o el permiso retribuido recuperable.

Las labores de cuidado son de carácter fundamental, como se ha comprobado en el discurso público durante en esta crisis, y quienes realizan los cuidados representan a un grupo altamente invisibilizado, donde la economía sumergida tiene protagonismo. Así, vemos que a pesar del subsidio a entregar, muchas mujeres quedarán fuera ya que no están dadas de alta en la Seguridad Social. De acuerdo a los datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA), más de 186.000 empleadas del hogar trabajan en B, es decir, sin papeles (casi una de cada tres) y un alto porcentaje son extranjeras.

Nuevamente vemos cómo se hace fundamental el repensar la protección de quienes se dedican a trabajos de cuidado, entendiendo, especialmente en estos momentos, cómo esta labor es vital.

El Observatorio de Igualdad y Empleo es una acción de divulgación que forma parte del proyecto DANA+, financiado por el Fondo Social Europeo.

 

Si te interesa este contenido, ¡compártelo!


Etiquetas