Noticias del Observatorio de la Igualdad y el empleo

#25N: El acoso sexual o por razón de sexo en el ámbito laboral

7 diciembre, 2020 Empresa

Existe una gran dificultad por establecer una definición del acoso sexual que suscite aceptación universal. El Instituto de la Mujer (1996) define el acoso sexual como “todo comportamiento sexual considerado ofensivo y no deseado por la persona acosada, producido en el ámbito laboral, docente o similar, utilizando una situación de superioridad o compañerismo y que repercute a nivel laboral o docente generando un entorno intimidatorio o humillante”. El repertorio conductual calificado como acoso sexual puede ser de tipo físico (violación del espacio vital, tocar, pellizcar, agarrar, acariciar, besar, abrazar, buscar contacto físico, agresión sexual), verbal (bromas, chistes o comentarios de índole sexual, piropos, valoración del aspecto físico, reiteración en petición de citas, pedir relaciones sexuales, intromisión en la vida sexual, chantaje o amenazas para obtener favores sexuales) o no verbal (mirar fijamente, sonidos, gestos o movimientos obscenos, enviar material con connotación sexual). 

La dificultad de indagar sobre el acoso sexual o por razón de sexo en el ámbito laboral hace que no se tenga una perspectiva del todo realista ni se cuente con las investigaciones suficientes al respecto. En determinadas ocasiones esto también se debe al hecho de que las personas víctimas de este tipo de acoso, muy pocas veces lo denuncian o hacen una manifestación pública sobre ello. Esto se debe, a que en un contexto en el que predominan los estereotipos y roles de género, muchas de las mujeres que sufren acoso sexual en el trabajo no siempre perciben las cosas como son, si no que las tienen totalmente «normalizadas e interiorizadas».   

La investigación encargada por el Instituto de la Mujer en 2004 a Inmark, Estudios y Estrategias S.A. para conocer la situación actual del acoso sexual en España refleja que, de 2007 entrevistas realizadas a mujeres trabajadoras de edades comprendidas entre los 16-64 años, el 14.9 % había sufrido una situación de acoso sexual técnico (independientemente de que reconozcan o no el acoso, han experimentado situaciones consideradas como tal) y el 9,9% de acoso sexual declarado (son capaces de identificar situaciones experimentadas como acoso sexual) durante el último año. Así, según datos de la Encuesta de Población Activa realizada en 2005, de 8.425.000 trabajadoras, se estima que 1.310.000 trabajadoras han sufrido en España alguna situación de acoso sexual técnico y 835.000 mujeres acoso sexual declarado.

El análisis realizado por Comisiones Obreras (CCOO) en el 2000, por otro lado, muestra que el 14,5% de las personas que trabajan han vivido alguna situación de acoso sexual a lo largo de su vida laboral. Más de las tres cuartas partes de las víctimas son mujeres (18,3%) y algo menos de una cuarta parte son hombres (8,8%). Estos resultados fueron obtenidos a partir de un patrón de conductas, casos o situaciones que pudiesen ser catalogadas como acoso sexual: invasión del espacio personal, ejercer presión para mantener relaciones, insinuación, roces o tocamientos indeseados o agresión sexual. De entre todos ellos, más de la mitad de los casos reconocidos (56,5%) aluden a la invasión del espacio físico, seguido de la presencia de roces y tocamientos indeseados (19,7%) y de la presión ajena por mantener relaciones (12,6%). Sin embargo, se ha demostrado que los resultados obtenidos pueden variar en función de variables como la edad, el estado civil, el nivel de ocupación, el nivel de estudios, el sector de actividad, el tipo de contrato, entre otros.

Publicación realizada para la campaña de Fundación Mujeres con motivo de «16 días de activismo contra la violencia de género», campaña internacional que empieza el 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer y se realiza hasta el 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, que se desarrolla dentro del marco del proyecto Banco de Buenas Prácticas para la prevención de la violencia de género y Educar en Igualdad. Hacia un voluntariado 2.0 Por el buen trato, financiado por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social a través del IRPF «OTROS FINES DE INTERÉS SOCIAL»; y dentro del marco del proyecto DANA+, financiado por el Fondo Social Europeo – Programa Operativo de Inclusión Social y Economía que se desarrolla entre 2019 y 2023.

Si te interesa este contenido, ¡compártelo!


Etiquetas